Parque de Monza

A lo largo del río Lambro

Salida: este itinerario se desarrolla en la zona recorrida desde el río Lambro y sus antiguas acequias. Partiendo del Santuario franciscano de las Gracias, de estilo gótico tardío (1473), intensamente modificado, se pasa el puente sobre el río Lambro (1683) para llegar a la puerta de entrada que se abre en el muro del Parque.

A la derecha se sigue por la vereda que bordea la orilla del río, poblado por numerosas especies arbóreas: plátanos, alisos, álamos, chopos híbridos, típica vegetación de ribera, algún que otro carpe y arces y fresnos. Atravesando la “perspectiva visual” de Villa Reale – Ponte delle Catene, se llega, bordeando todavía el río, al Viale Cavriga. Se tuerce a la derecha, se supera el Lambro y entrando por un senderito a la izquierda, nos adentramos en el bosque, continuando por la orilla opuesta. Atravesamos un bosque y más allá del río divisamos el Molino del Cantone.

Llegada: se llega, después de volver al camino asfaltado, a la Cascina Mulini Asciutti, dos edificios con sus casas de labranza adyacentes, a través de las que pasa la acequia que lleva el mismo nombre, que en su época movía seis muelas al mismo tiempo (ahora queda solo una). Se continúa por la avenida arbolada y volvemos a atravesar el río por el Puente de Bertoli (1853). Siguiendo por la derecha por la Avenida de San Giorgio, atravesamos dos puentecillos sobre la acequia Molinara (agua estancada) y, pocos metros después del segundo, se gira a la derecha por un camino de tierra batida. Se bordea el recinto del campo de golf (a la derecha) y la Cascina Mulini de San Giorgio (a la izquierda).

Siguiendo el camino de piedra, volvemos al Puente de los Bertoli; desde aquí por la derecha a lo largo del Paseo del Cantone hasta el edificio homónimo. Se continúa durante el Viale Cavriga, que se atraviesa continuando por un sendero que flanquea los prados de la Cascina Cernuschi, proyectada por Canonica como compendio ecuestre de la Villa Mirabello. Al margen del bosque cogemos el paseo arbolado con Celtis, hacia la izquierda; lo seguimos hasta la avenida asfaltada, cerca de del vallado de los Jardines Reales. Seguimos por esta avenida hacia abajo, se bordea durante un breve tramo el lago, que está alimentado de forma artificial por una fuente, y bajamos hasta llegar a la puerta de Via Boccaccio, que es el principio y el final del recorrido a lo largo del Lambro.  

Longitud del recorrido: alrededor de 7,5 km.

Recorrido: adecuado para todos, tanto a pie como en bicicleta, pero no en tándem. Está bien en cualquier estación del año.